LO ÚLTIMO

Medellin, 05/01/2019

Somos una empresa consciente

Locería Colombiana, como empresa de la Organización Corona, tiene una estrategia corporativa de sostenibilidad ambiental que está apalancada por unos pilares o frentes de trabajo. En cada uno de esos frentes, las filiales hacen imagen a la necesidad y al lineamiento estratégico de la compañía. 

Los principales pilares de trabajo son:

Cambio climático: La empresa desarrolla iniciativas para disminuir la dependencia de los combustibles fósiles y de esta manera reducir los gases de efecto invernadero y aumentar la eficiencia operacional. En este apartado se puede hablar de la optimización de procesos energéticos, el uso de motores de alta eficiencia y la Iluminación eficiente.

Ecoeficiencia: Aquí ha sido clave el aprovechamiento de residuos (Economía circular) donde se ha consolidado una cultura del reciclaje que ha permitido alcanzar tasas de valorización de los residuos por encima del 80 %. Así mismo, se han hecho esfuerzos encaminados a generar conciencia sobre la importancia de la separación en la fuente y se ha vinculado aliados estratégicos para dar uso a los residuos. Internamente todos los residuos cerámicos crudos son reintegrados al proceso productivo como materia prima.

Reducción de la huella hídrica gris – Cero Vertimientos: No hay duda de que uno de los desafíos más grandes es controlar la contaminación del medio ambiente, especialmente con respecto al recurso hídrico. Conscientes de que los vertimientos industriales son una de las principales fuentes de contaminación, desde hace varios años Corona como grupo, y Locería Colombiana cuentan con una estrategia de Cero Vertimientos que consiste en tratar el agua utilizada en las operaciones y reincorporarla en el proceso productivo en lo que se conoce como “ciclo cerrado”. Para el caso particular de la Locería en este aspecto ha habido dos acciones fundamentales para reducir el uso de agua: 1. Reemplazar el agua potable por residual tratada y 2. Eliminar el uso del agua en algunos procesos.

En este sentido, el uso de la metodología japonesa TPM le ha permitido a Locería Colombiana involucrar de manera clara y permanente a todos los trabajadores de la empresa, creando grupos de trabajo empoderados que ayudan a cumplir los objetivos en materia de ahorro de recursos y producción más limpia. Los resultados han sido excelentes porque el flujo de conciencia y compromiso ha sido desde los colaboradores hacia el nivel corporativo.

Lee el artículo completo en: https://la.network/corona/